Escrito por Anónimo / Ilustración por Guy Field

Aún pienso un poco en ella. Es chistoso, quería terminar con ella cuando estábamos juntos y aún no me arrepiento de haber terminado (y dudo hacerlo), pero es chistoso que al final la extrañé. No chistoso en realidad, más bien irónico, porque quería estar solo y ahora estoy solo (no literal, solo en lo amoroso), pero me acostumbré a estar con alguien, me acostumbré a despertar y tener a alguien a mi lado, a dormirme y tener a alguien a mi lado.

Igual hemos hablado. Yo no facilito el proceso en realidad porque soy cortante y distante. Sé que ella aún me debe querer. Me gusta pensarlo en realidad. Esencialmente soy malo porque sé que si me quiere aún, sufre un poco por no estar conmigo y eso me hace feliz. Saber que alguien sufre por ti. ¿Es esto el amor? ¿Será solo sufrimiento? Quizás descubrí el placer que trae saber que alguien sufre por ti, cuando después de haber sufrido ya te sientes bien.

Sí, sufrí, pero posiblemente ella crea que estoy feliz, que no me dolió nada y que soy un hijo de puta insensible. En parte puede ser verdad, o sea, me dolió, pero no creo que sea similar al dolor que ella sintió, el dolor que guardó mientras estuvimos juntos, el dolor de saber que me perdía de a poco y -aunque yo sea el autor de este texto y lo siguiente pierda algo de validez- por su culpa.

Queda verano, dudo volver a verla de la misma manera, pero no dudo volver a verla porque el mundo es chico.

[mr_rating_form]

No Hay Más Artículos