Anónima

Un día escribí: amo ser mujer y amar a una mujer, amarla a ella y a cada rincón de su cuerpo, admirarlo y atesorarlo como una obra de arte frente a mis ojos.

Hoy, la mujer de la que hablaba antes vino hasta mi casa a explicarme por qué ya no podemos seguir juntas, dolió pues fue la primera mujer a la que amé y la primera en enseñarme a amarme a mí misma.

Amar a una mujer fue una de las pocas cosas buenas que me pasaron el 2018. Aprender a amarme a mí misma probablemente sea lo mejor que me pase el 2019.

Creo que el amor no solo es decirle a la persona que te gusta y a quien le gustas cosas bonitas. El amor no solo son besos, caricias, salidas, citas, canciones. El amor es una cosita muy bonita que se cultiva día a día, el amor es una de las fuerzas más grandes del mundo. Amar a alguien y a una misma no es fácil, pero es hermoso. Amar a alguien y que ese alguien no te ame de la misma forma duele, pero duele un pichintún menos si sabes que a ti misma sí puedes prometerte amor eterno.  Te amo mujer.

 

No Hay Más Artículos