Escrito por Anónimo

Día 1
Agitado.
Todo de repente vuelve a ser tan intenso, siento como me agito, y no logro entender cómo he llegado a este punto otra vez, siempre comienza así, como si se acabara el tiempo.

Día 3
No puedo dejar de pensar y sentirme agitado, como estremecido, choqueado de tanto, estoy colapsado, ojalá solo sea culpa del alcohol.

Día 4
Otra vez se me agita el primer pensamiento de la mañana, me enojo, aun no logro calmar la intensidad, me desconcentro, solo pienso en el fin de semana, me enojo, pero siempre es intenso al comenzar.

Quiero correr, siento que puedo correr, estoy presionado por lo intenso, solo quiero correr y deshacerme del sentimiento que agita cada parte del cuerpo, que alguien detenga el mundo, ya que siento intensamente como quiero destruirlo.

Será cíclico el sentimiento que tengo, pasara siempre lo mismo, el miedo al hoy también me agita, estoy lleno de energía, otra vez, intentan de ordenarme, pero mis sentimientos están tan desordenados que no sé cómo enfrentarme a la condición de ser su humano.
Quiero quitarme la idea de que es tema repetido, que aquí voy de nuevo, que todo sufrirá una gran caída, me cuesta disfrutar, porque quiero más, quisiera ahogarme en mi estómago agitado, ya que no solo puedo sentirlo en la cabeza, el cuerpo entero también me lo pide, pero me obsesiono, ojalá pudiera dejar la cabeza en el congelador.
Me convenzo de que hay algo de diferente, tal vez si es diferente.

Día 22
Pensamos en lo mismo, solo queremos enredarnos en la cama, que sensación más extraña, acepto que me gusta y que voy logrando un equilibro en mis sentimientos, no logro quedarme dormido como antes, aun siento mi cuerpo agitado pero más tranquilo, quiero una cita para ser sincero contigo, para dejar de ocultar lo que pienso, creo que tenemos tiempo, así que no me apuro, pero entre cada espacio que hay entre un encuentro a otro tengo una incertidumbre que interpreto en comida, pareciera que me siento feliz, así que me rio como imbécil, lo peor es que lo sabes tan bien como yo, nos entendemos lo suficiente como para no poder mentirnos.

No Hay Más Artículos