Escrito por Anónima

Fue en marzo de 2015 cuando te vi por primera vez. Tenías una camisa floreada y el pelo rubio rapado a los lados, tan providencia, tan cuico alternativo. No te perdí más de vista. Nunca he sabido muy bien porqué, pero el universo conspira a mi favor a veces y las cosas me resultan. La primera vez que hablamos fue porque le vendiste marihuana a un amigo, terminamos los tres en el bandejón de la Alameda riéndonos y hablando sobre cosas que no importaban. Siempre me hiciste sentir bien, desde el principio y aunque no lo demostraba, era evidente.

Me acuerdo que ese día llegué a mi casa en la tarde y me sentí mal porque estaba pololeando. Me dormí temprano porque me invadía el sentimiento adolescente del amor. Cuando desperté en la mañana tenía un mensaje de Whatsapp que me habías mandado con alguna mala excusa que ya no recuerdo.

Pasó el tiempo e hicimos un grupo de amigos en común. La mayoría de las veces terminábamos fumando en algún rincón de la universidad, hablando solos o con los demás, nos contábamos cosas importantes y era lindo. Me gustaba como nos mirábamos, tu forma, que era tan parecida a la mía. También me acuerdo de cuando me juntaba con mi pololo y nos dábamos besos yo cerraba los ojos y me imaginaba que eras tú.

Nunca lo hablamos, pero estaba ahí. No sé por qué no hice nada al respecto.
Un sábado en la noche, tomando cerveza con el Martín le confesé que me gustabas. Hice que me prometiera que no le diría a nadie. Puso cara de buen amigo y sonrió.

La semana siguiente tuvimos que formar grupos para una actividad de la U. Yo hablaba sin parar como siempre cuando estabas y me dí cuenta que ya no me mirabas. Ya no te reías, solo callabas y me ignorabas. Tengo cero tolerancia al rechazo, así que tuve que hacerme la bacán e ignorarte de vuelta. Tenía miedo. Teníamos tanto miedo.

He tenido esa mala costumbre de hablar más de lo que debería, olvidé que los secretos dejan de serlos cuando se cuentan.

Mi orgullo hizo que te ignorara por siempre después de eso y me hice la desentendida cuando intentaste hablar conmigo. Tuve la incomodidad de algo inconcluso tanto tiempo.

Nos encontramos algunas veces después y me daba cuenta que seguía esa tensión extraña, aunque hubiese pasado mucho tiempo, nos mirábamos de la forma que tanto reconozco.

En febrero del 2016, el Pascal hizo una fiesta y ahí estabas. Había ido con mi pololo. -puta la huea. pensé. No tengo idea como, pero después de tantas cervezas terminamos en el techo de la casa hablando con el Bruno, mi pololo, tú y yo. Esa fue la última vez que te vi. Miento. La última vez que te vi fueron un par de meses más tarde. Ya había terminado mi relación. Me invitaron a la casa del Javi y revisé el evento en Facebook, ahí estaba tu “asistiré” y obvio que terminé yendo yo también.

Cuando llegaste fue extraño, tenías el pelo más largo, estabas más extrovertido, intenté llamar tu atención toda la noche y tú también la mía, muy idiotas los dos. Eran las 3 de la mañana y te acercaste, estaba todo muy distorsionado, todos bailaban alrededor de nosotros. Tan impredecible como siempre te acercaste a mí, y me diste un beso, te reíste y me dijiste al oído “caíste”, terminamos dándonos muchos besos al frente de todos, después apartados, sentados en la escalera tomando pisco y declarándonos, me dijiste que habías sido cobarde y que estabas arrepentido de no haber hecho algo más. habiendo pasado un año y algo.

Estuvimos encerrados dos horas en el baño, tocándonos torpemente, porque con tanto pisco ni siquiera pudimos tirar jjj. Nos abrazamos con los pantalones abajo, sentía mi corazón latir muy rápido. Salimos de ahí, te pedí un tabaco y me pediste que fuera contigo a una fiesta cerca, como yo estaba menos curada y más consciente que tú, dije que no. Sacaste tu bicicleta y antes de irte, gritaste desde afuera de la casa ¡Te amo!

No vas a leer esto nunca, pero espero que estés bien. Ojalá que hayas logrado viajar para reencontrarte contigo mismo, ojalá que ahora estís un poco más resuelto.

Un abrazo para ti, desentendido del mundo que tanto quise.

No Hay Más Artículos