Escrito por Anónimo

Escribo de ti como método de terapia. Siento que me hace bien, y acordarme me sana cada vez un poquito más.

Te conocí por tinder, fuiste la primera persona con quien me junté. Nos encontramos en un metro y aunque estaba muy nerviosa, cuando te vi me calmé.

Nos llevamos muy bien, hablamos, comimos pizza y tomamos cerveza.

Me dejaste en el paradero y ahí te abracé y nos dimos besos.

Después de eso, todo fue rápido, conocer tu departamento, acostarnos por primera vez, salir a carretear, viajar. Todo eso en un mes.

Yo antes había tenido una relación muy larga con otra persona, y tenía mucho miedo que ya no hubiera nada nuevo para mi o que nadie me volviera a querer o mirar con ese amor tremendo de la gente que se quiere mucho.

Pero tu me miraste así y me quisiste así.

Pero lamentablemente ese mes hermoso agotó todo el amor que tenías para darme.

Me acuerdo que me dijiste una vez que físicamente te parecías a mucha gente. Todavía no encuentro un clon idéntico, pero veo tus ojos, tu pelo, tu torso, tu caminar en mucha gente. Siento que hay parte de ti en todos.

No Hay Más Artículos