Escrito por Pablo / Collage por Paola Ossandón Velásquez

Cada vez que intento escribir lo que vivimos me baja un poquito de pena, pero supongo que es normal, que es parte del tiempo.

Nos quisimos mucho, nos quisimos acostados, nos quisimos comiendo, nos quisimos riéndonos, nos quisimos pesaitos, nos quisimos enteros.

Empezamos a hablar a través de Facebook y cachamos al toque nuestra conexión. Nos juntamos por primera vez en la Casa de la Cultura de Snbk, fue todo bacan, hablamos mucho, pusiste música desde tu celu y sonaba Wake Up Alone de la Amy; nos gustaba a los dos. Ese mismo día nos dimos besitos, nos abrazamos, nos tocamos. Todo era bonito, luego nuestros lugares recurrentes eran en el forestal, el parque de los reyes, tu casa, tu cama. Igual mi memoria de cabrochico suele ser terrible frágil, pero tiene intacto todos nuestros momentos juntos, aquellos en donde cerrabai tus ojitos y sólo podía pensar en lo lindo que se sentía tenerte, en todas las cosas que quería saber de ti, en todo lo que quería contarte de mí.

Quiero que sepai que aún recuerdo algunas de tus mañas, que sé que te gusta dormir abrazaito, que te preocupai caleta por el medio ambiente, que te gusta quedarte estudiando hasta tarde, aunque al otro día lleguis terrible atrasao a todas partes.

Y también, aunque quizás no vaya al caso, quiero pedirte perdón por si alguna vez fui frío o te hice daño, si desaproveché todo ese amorcito y la comprensión que me diste, pero verdaderamente en un tiempo me sentí tan confundido conmigo mismo, que no lograba separar algunas cosas, aún así jamás te dejé de querer, pero filo. Aunque no lo creai, algunos de los momentos más pulentos los viví contigo y voy a estar eternamente agradecido de tu amor, tu compañía y de la manera en que construimos nuestros propios mundos.

Fuiste mi compañero, mi amigo, mi luxinsupertanker, mi lokobarza. A veces igual te extraño y te recuerdo por ahí, por ejemplo cuando camino desde el liceo al paradero, cuando veo las 201e que fueron nuestras fieles compañeras o cuando escucho alguna canción de los Strokes.

Sólo espero lo mejor pa ti y pa todos tus proyectos de chiquillo ocupao que tengai, siempre te voy a tener mucho cariño, pero ahora es momento de dejar ir esto, de guardarlo en nuestros corazoncitos y seguir recorriendo no más, porque aún tenemos pa rato, y si en alguna otra ocasión nos volvemos a topar por ahí, tenis que tener claro que estaré feliz de caminar contigo una cuadra o todas las que sean necesarias

No Hay Más Artículos