Escrito por Anónimo / Fotografía por Priscilla Ortega

Anoche leía un tweet que decía que lo peor de fijarse en alguien es que de pronto te vuelves consciente de tu propia presencia. Te preocupas de lo que haces y de lo que dices y de no cagarla en frente de quien te gusta. Y así estoy ahora.

Sé que te desapareces por cuatro o cinco días, y sé que vives en tu mundo propio, y aún así espero impaciente tu “hola, cómo estás?”. Me imagino escenas, paseos, tardes fumando, noches y mañanas juntos.

Vivo en la incertidumbre, pensando en que el hecho de que a los dos nos guste Mac DeMarco y The Clash no nos hace pareja. Vivo rogando no estar pasándome rollos. Vivo esperando a que se me pase lo que siento, sabiendo que no se me va a pasar.

Sigo esperando un mensaje tuyo, y sigo esperando el momento en que al fin me atreva a decirte que estoy enamorada de ti. Mientras tanto pongo a Mac, escucho Blue Boy, y me acuerdo de ti.

 

No Hay Más Artículos