Texto por Clau / Ilustración por Camilinda

– Te tengo algo que preguntar ¿tú crees que es coincidencia que estemos acá? ¿O es pura sincro pura sincro pura sincro sincronia nia nia sincronia nia nia nia nia nia?

Nos conocimos en un karaoke realizado por un conocido medio de difusión. él animaba el evento y yo fui de público. Yo venía de estar sola durante mucho tiempo, siempre enfocada en la pega y estudios para no ilusionarme con nadie, pero como nunca, cuando lo vi, me gustó al tiro: su personalidad, su carisma, su risa y entusiasmo. Pensé: “jamás me va a pescar, se ve pendex” (yo 27 años y él con suerte se veía de 21, pero tiene 23 jaja).

Durante el karaoke iba a mi mesa a preguntarme si cantaría y finalmente él me inscribió para que después, chantamente, me regalaran una chela y una chorrillana. Al otro día, me armé de valor, lo agregué a Insta y le escribí: “Hola! Estuvo muy bueno el karaoke ayer”. Ese mismo instante comenzamos a conversar hasta que fuimos al cine y desde ese día no nos hemos separado: llevamos ocho meses de amor, paciencia, conversaciones profundas, caminatas por Santiago, papas fritas, risas, besos y canciones dedicadas.

Es innegable que socialmente el asunto de que la mujer sea mayor siga siendo tema, sobre todo para mí mismo género, pero junto a él he aprendido más cosas que con alguien de mi edad, pero lo más importante que he aprendido es que se puede amar para bien, que me motivan a ser mejor y que tengo un compañero leal y cariñoso que no me juzga y que me cuida, en el que puedo confiar y que sé que, si algún día terminamos, le estaré eternamente agradecida por tanto que me ha dado y enseñado.

No Hay Más Artículos