Escrito por Anónimo / Ilustración por Hola Nico González

Uf, siempre he tenido una cueva en el amor, que ya no me duele nada. Cuento corto, lo conocí por Tinder, huebiando, supuestamente ambos huebiando. Luego comenzaron los mensajitos, me pidió el Whatsapp y yo ni tonta, se lo dí. Nos mandábamos fotos curaos, haciendo alguna cotidianidad, o me mandaba fotos de su gata.

Nos juntamos, nos llevamos muy bien, pasamos la noche juntos hasta el otro día, y seguimos carreteando porque somos curaos. Me fui a su casa y pasó lo que no tiene que pasar cuando conoces a alguien por primera vez. Después de tirar, me fue a dejar a la micro. Al otro día nos volvimos a ver, tiramos nuevamente. Yo me dije a mi mismx, esto no va a funcionar ya las cagamos.

Por suerte seguimos hablando. Nos volvimos a juntar y está vez él iba a mi casa. Pasamos a comprar al súper y nunca en la vida me había reido tanto con un mino. Este hueón tenía un don increíble para hablar hueás y ser chistoso, ambos buenos pa la talla, buenos pal huebeo, curados y lo mejor, nos gustaba la música de la nueva ola, cosa que con ninguno de mis minos podía escuchar.

Llegamos a mi casa, comimos, y nos pusimos a ver vídeos chistosos en mi PC, después nos fuimos a mi pieza, sonaba Sandro, José José, Emmanuel, Raphael y sus cumbias peruanas. La música sonó toda la noche. Nos acostamos, tiramos, nos hicimos nanai y dormimos. Al otro día fuimos a sacar fotos, le enseñé a sacarlas, y él muy atento entendió y sacó unas fotos bien bonitas. Había sido el fin de semana perfecto, hasta que se puso raro, pasaron los días y me dijo que sólo quería ser mi amigo. Se me fue el mundo a la mierda, nunca me habían friendzoneado y está vez era real.

Pasaron dos semanas y supe que había vuelto con su ex que había terminado hace varios meses. Me habló muchas cosas negativas de su minx, y ahí me di cuenta del cinismo de las personas. Luego pasó un mes, y carretié con amigos en común que tenía con él, me dijeron que estaba mal, su minx lo paqueaba mucho, le hacía shows y que él se alejó de sus amigos por eso.

La verdad ya no me causa nada, lo recuerdo con cariño, pero saber que está mal me da lata igual, supongo que está enamorado y yo no puedo hacer nada al respecto. No me considero mala persona ni tampoco inolvidable, pero yo creo que conmigo fue el periodo en el que él se sintió más tranquilo. En fin, ahora para mis amigos soy el icono de la friendzone, pero a pesar de todo, hoy me siento mucho mejor.

No Hay Más Artículos