Tiare Galaz: El rayo desata la tormenta

Los ojos de Tiare (Niña Tormenta) se llenan de emoción con cada pregunta. Al igual que en sus canciones, sus respuestas vienen del corazón. Para ella si las cosas no son así, mejor no hacerlas.

Escrito por Camila González Simon

Su hogar, que comparte con su novio Daza, se ha transformado en el centro de operaciones de Capitán Cobalto. Ambos tienen 31 años, han pasado por distintos trabajos hasta que decidieron encontrar la salida (o la entrada) más genuina a quienes son. Un día dijeron “hagamos lo que queremos hacer y hagámoslo juntos” y, así nació esta agencia de gestión cultural que trabaja en colaboración con artistas, sellos y otros agentes culturales con el fin de potenciarlos y desarrollarlos.

Algunos domingos invitan a sus amigos y las bandas que les gustan a tocar en el living de su casa en lo que llaman Consejo Galáctico. “Qué bacán que encontré a una persona que le gustan las mismas cosas que a mí, que quiera vivir una vida de esta forma. A mi eso me emociona y mueve mucho” dice Tiare.

“Hay un Rayo que ilumina todo. Yo lo dejo, siempre disfruté la tormenta. Somos la tormenta, bailamos en la niebla” canta en “Lo que dejo”. Hace un año tenía varias canciones hechas, sin embargo, luego de que Daza le regalara su ukelele se atrevió a hacer muchas más.

– Daza regala dispositivos que provocan cosas.- dice Tiare.

– Pero no siempre sale bien.- responde Daza.

– En este caso, funcionó.

Desde chica estuvo relacionada con la música, ya que sus papás eran profesores y participaban en grupos folkloricos. “Tenía ganas de hacer canciones y hacía algunas pero no me sentía muy cómoda mostrándolas” explica. Siempre había trabajado desde el otro lado, el de la producción. Con el apoyo de su novio y su amigo Diego Lorenzini, se fue convenciendo hasta decidir mostrarlas. El próximo año va a lanzar su primer disco.

¿De dónde viene el seudónimo “Niña Tormenta”?
Tiare: Viene de una historia que tenemos con Daza. Ambos vivíamos en Buenos Aires y siempre que salíamos llovía tanto que se inundaban las calles. Entonces, decíamos que teníamos la capacidad de hacer llover cuando nos juntabamos. Yo era Niña Tormenta, él Niño Rayo.

¿Cómo se relaciona el amor con tu música?
T: Las canciones que hago, las hago desde el corazón. Todo tiene que ver con mis emociones, porque es una forma de canalizar ciertas cosas. Quizás en algún momento será un proceso más cerebral.

La música está conectada con todo lo que va sintiendo. Usa las canciones para contar historias. Por ejemplo, enviarle canciones a alguien que está recién conociendo. “Me encanta explicar lo que me pasa en canciones. A veces busco una para representar lo que me está pasando” dice.

Hacer lo que más amas con quien amas

Cuando era chica lo que más le interesaba era dar un beso. A pesar de eso, tardó mucho en darlo. Todo era ensoñación y fantasía. Nunca se atrevía a hablarles, por lo que les escribía cartas. Cuando empezó a tener pololos, siempre tuvo relaciones largas. “He tenido mucha suerte con los pololos, pero siempre he dudado de ese concepto del amor eterno. Quizás porque mis papás están separados” explica.

Lee más en:  El amor eterno y verdadero existe

Ahora por primera vez siente que le gustaría que fuese para siempre. Tiene que ver con hacer lo que más le gusta con alguien que también le gusta. “Cuando te das cuenta que tienes al lado a una persona con la que puedes ser tú misma, con lo bueno y lo malo que eso significa, ya está. Eso es lo más especial de estar con Daza ahora” dice.

¿Cómo ha sido trabajar juntos?
T: Es muy estimulante y difícil, pero eso lo hace aún más estimulante. Es un desafío, trabajamos juntos todos los días en la casa. Eso implica que uno debe esforzarse más porque uno pide y espera recibir todo de una misma persona. Hasta ahora lo hemos manejado bastante bien. Nos queremos mucho, tratamos de ser honestos y de decirnos las cosas. También es muy bonito, porque ambos tomamos la decisión de que esta sea nuestra vida.
Daza: Es difícil porque es difícil vivir. Hay que tratar de buscarle la vuelta, aprender y moverse, seguir la evolución que la vida te propone. A mi me consume la rutina, por lo que es emocionante esa sensación que describe Tiare de cuando las cosas están funcionando. Nos miramos y disfrutamos lo que está pasando.

Ambos valoran estar rodeados de personas que hacen todo desde el corazón y no sólo desde el interés económico. “La mayoría de los trabajos son hostiles en cuanto a las emociones. El mundo está hecho para bloquear lo que uno siente porque no es productivo. Si te sales de eso, lo pasas mal. nosotros lo pasamos mal. La decisión de trabajar juntos fue un poco por eso” explica ella.

Soundtrack amoroso

La música en relación a las historias de amor es fundamental. Tiare no podría estar con alguien que no le guste la misma música que a ella. Compartir música, conociendo canciones nuevas, es algo que le atrae mucho. “La música, junto al humor, son una herramienta de seducción” dice riendo.

La historia de amor de Niña Tormenta y Niño Rayo no sólo tiene el sonido de la lluvia. Las canciones que toca Tiare son parte de su soundtrack amoroso.

–La primera que me dedicó Daza fue una de Eduardo Mateo que se llama “Nosotros dos”.

–De ahí vienen muchas más. Las canciones tienen eso. A veces estás mal por no ser correspondido o lo que fuera, y escuchas una canción que antes no te decía mucho y ahora da en el clavo. Si a la persona que te gusta le gusta significa que vale la pena, sin decirte nada, te entendiste de una manera muy sutil.

¿Qué canciones escuchas cuando tienes el corazón triste?
T: Desde siempre escucho Christina Rosenvinge. También me gusta mucho Fiona apple, Pj Harvey y el último disco de Björk.

¿Y para un corazón feliz?
T: Las canciones de John Lennon son clásicos universales muy preciosos. Si escuchas “Woman”, piensas “esto es el amor”. Se te sale y no es tan rebuscado.

Escucha el #soundtrackamoroso de Niña Tormenta

Sentir y entregar amor

Tiare confiesa que ha tenido suerte con sus historias de amor, pero que sus ex novios no pueden decir lo mismo de ella. Más que decepcionarse, ha sido quien hace que la otra persona se decepcione. El amor no siempre es color de rosa. “Cuando uno hace algo que daña a otro obviamente hay algo de ti que se resiente y sufre” explica.

Lee más en:  El regalo más lindo

Fue un proceso de aprendizaje, donde tuvo que aceptar que uno no siempre es buena persona. “Uno puede cometer errores, lo importante es ser honesto con uno mismo, con el resto, a cuidarse, a cuidar al otro, a proteger lo que uno quiere y cuando uno se quita ese peso moral de ser ‘bueno’ y acepta que uno a veces tiene debilidades y comete errores, también tiene que ver con quien uno es” dice.

Para ella lo más importante en el amor es poder mostrarse con todo lo que uno trae, lo bueno y lo malo, y esa persona te siga queriendo. Con Daza, conocen las dos partes y aún se eligen. El amor propio tiene la misma lógica. “Uno debe ver esas dos partes (o más) de uno mismo y elegirse, porque también tiene que ver con crecer”. A veces ser infiel con uno mismo puede ser más doloroso que serle infiel a otra persona.

¿Qué es para ti el amor ahora?
T: Es el motor que mueve todo, o por lo menos en mi vida. Todo lo que hago y en lo que sostengo lo que quiero hacer en el futuro. Es algo fundamental, sentir amor y entregarlo.

¿Qué consejo amoroso compartirías?
T: Hay que quererse mucho a uno mismo y no esperar que otra persona te complete. Ser quien tu quieres ser y darte el tiempo para crecer y vivir los procesos que hay que vivir, sin estar desesperado por tener una pareja porque sí. Hay una desesperación actual de no estar solo. Uno puede estar feliz por otras cosas y compartir esa felicidad con otra persona, más que pedirle a una persona que te entregue una felicidad que uno no tiene en sí mismo.

El enamoramiento es lo que fundamenta una relación, pero no es lo que la hace durar. Con el tiempo se transforma en otra cosa que también puede ser muy especial: sentirse acompañado, entregar amor y todo lo bueno que tienes a otra persona, y que esa otra persona también lo haga.

–A mi me pasa que reconozco en mí muchas cosas que me encantan y que se dieron en mí porque comparto con Tiare. En definitiva, lo más valioso de nuestro amor son esas cosas que nos ayudan a ser más felices.

–A mostrar lo bueno que tenemos, lo bueno que tiene el otro. Cuando encuentras a alguien que te muestra lo bueno que tienes y que quizás no te atreves a mostrar, o que te estimule a ser la mejor versión de ti misma. No en el sentido exitista, sino que en el sentido de…

–Felicidad.

–Claro, de plenitud. Que esa persona te acompañe en ese proceso y que también lo viva la otra persona. Crecer no es fácil pero es muy bonito poder vivirlo juntos. Por ejemplo, cantar para mí fue increíble. Yo estaba insegura de mostrarlas y Daza me convenció que debería mostrarlas. Yo le decía “obvio que las vas a encontrar lindas si eres mi pololo” y él me dijo “Yo veo lo bueno en ti porque existe”.