Escrito por Anónimo / Ilustración por Valeria Hernández

En esta misma época hace un año empezaba a sentir algo completamente nuevo para mi, incluso, no supe lo que era hasta un tiempo después. Viví la historia de amor más linda del mundo, de mi mundo, de nuestros mundos. Todo fue lindo, pocas veces peleamos y siempre salíamos adelante juntas.

Es que cuando te conocí supe que había encontrado a quién sería la persona que más he amado en mi corta vida. Y es que te volviste todo para mi, desde antes que dijeras que te gustaba, ya pensaba en ti todo el día, y no sólo el día, las noches también eran dedicadas a tu persona. Cada gesto de amor lo atesoraba en un lugar especial de mi joven corazón.

Superamos tantas cosas juntas, el amor era inmenso; ¿qué importa si somos mujeres? ¿qué importa si soy cinco años menor que tú? ¿qué importan esos 678.5 kilómetros que ahora nos separan? Nada importa, lo único que realmente importa es nuestro amor. ¿Por qué cada vez es más difícil? ¿por qué es tan doloroso si es lo más lindo que he tenido? De a poco nuestro amor se empezó a derrumbar. Todo fue muy doloroso, me dolías tanto y me sigues doliendo.

Nos cancelamos y empezamos a sufrir en silencio, porque aunque parezca que yo terminé con todo, mi intención no era esa, mi intención era estar siempre contigo y seguir viviendo este lindo amor por mucho tiempo más, a pesar de todo. Pero las cosas no siempre resultan como queremos, y creo que aprendimos bien de eso los meses posteriores. Volvemos a hablar, lo dejamos, volvemos a hablar, lo dejamos, y así sucesivamente.

Cuando dejaste de ser mi polola al principio actué normal, pero poco a poco fui cayendo, derrumbándome más de lo que ya estaba, todo empezó a ir mal y traté de curarme sola. Volvemos a hablar con normalidad, quiero ser honesta contigo, con mis sentimientos, y siento que te burlas en mi cara. Entré en una desesperación total, las frases mamonas, las canciones cursis, los poemas que jamás tomé en serio ahora me hacen tanto sentido, todas las historias de desamor tienen los mismos sentimientos que tiene mi historia.

Jamás creí poder identificarme con algo así, jamás creí que podría llorar por la frustración, sentirme tan mal, las palabras quedan chicas comparadas con lo que siento. Dicen que hay que darle tiempo al tiempo, que el tiempo lo cura todo, que el tiempo aquí, que el tiempo allá; ya ha pasado demasiado tiempo y me sigues gustando, me sigues doliendo y te sigo extrañando. El tiempo no me ha curado en lo absoluto, es largo el olvido. Y ahora me pregunto cuándo chucha se acaba el olvido y se cura el corazón.

Ya se va a cumplir un año desde que nuestra historia comenzó, desde que me enamoré profundamente de la niña de las mejillas más bonitas que he visto, la niña con la voz más hermosa (aunque la odies) y los sentimientos más lindos que alguien podría tener. Y aunque igual nos cancelamos, aunque a mi también me falló el atentado, mis sentimientos siguen iguales, intactos e igual de intensos que cuando eramos algo. No sé si esta historia llegó a su fin, no sé si está en pausa o la cancelaron para siempre, lo único que sé es que te sigo amando.

No Hay Más Artículos