Escrito por Lía / Ilustración por Valeria Hernán

No se po. Terminé hace una semana. En realidad, yo opté por cortar todo porque la persona con la estaba me confesó que ya no me quería y es más, nunca lo hizo. No, no me dijo “ya no te quiero” sino que en sus acciones demostraba no tener siquiera una gota de afecto por mi.

Es duro reconocer, al principio te cegai y alargai la wea. Estás dispuesta a todo, empezai aguantar cosas que no deberías y descubres algo: “aceptamos el amor que creemos merecer”. Esa frase la escuché en la tv, mientras veía una peli que ni recuerdo cómo se llamaba. ¿De verdad me merecía esa mierda? ¿tan poco valía? No po, yo era más que vistos en whatsapp, indiferencia, comparaciones de exs y sexo de consuelo. No po, esto no podía seguir pasando y corté todo lazo que despotenciaba mi alma, corté la mala onda y empecé a quererme porque por la chucha que había olvidado cómo hacerlo.

No todo es un cuento de rosas, a veces hay que empezar a amarse a una misma para darse cuenta que merecemos más. Merecemos un amor sincero de verdad.

No Hay Más Artículos