Escrito por Simón Román / Ilustración por Marianna Raskin

Plaza Ñuñoa ya no existe. El Jazz Corner ya no existe. Nuestra conversaciones ya no existen. Las noches en El Dante ya no existen. Cerró temprano. Las caminatas entre la universidad y tu casa ya no existen. Tu risa extraña ya no existe. Tu silencio ya no existe. Tus palabras falsas ya no existen. Los tres años que nos separaban ya no existen. Nuestra crítica teatral. Una farsa. Ya no existe. Las cartas ridículas. Así quedaron. Falsas. Tontas. Ridículas. Ya no existen. Vendiste y yo compre con gusto. Transaste. No. Ya no existe. No te gusta David Bowie. Esta metáfora no existe. Me inventé un planeta distinto. Así me quedo. Así me dejaste: Un Ziggy Stardust perdido en el espacio.

No Hay Más Artículos