Hay películas y personas que dicen que el amor es un invento de los libros, discos y el cine. Yo creo que la música es la más culpable de todo.

Escrito por Patricio Pérez

Sergio Dalma fue el primer culpable, aunque no lo pensé mucho cuando entendí a los cinco años uno podía sentir algo por alguien y tener ganas de “bailar pegado”. A los 7 los Beatles fueron culpables de que quisiera dedicarle “You really got a hold on me” a una niña de mi misma edad que era tan tierna que orinó el furgón escolar dos veces.

De ahí que siempre uní el amor con la música en todas sus formas, siendo el romance lo que impulsó a prestar más atención aún a ciertos discos por sobre otros (cosa que me sigue pasando, porque si no te late, es que no pasa nada). Por eso decidí ponerle el talento y amor a una playlist que resuma mi vida con ellas.

Aunque hay algunos agregados extra, en su mayoría aparecieron en dos o tres compilados hechos en CD y Cassette que llegué a realizar hasta ahora desde los 18 hasta los 28, que aunque sólo uno fue bien recibido, me hicieron tomar una costumbre que espero nunca muera: dedicar canciones a alguien es un arte, y lo que es más importante: si del otro lado no prestan atención a la canción o ese tema significó mucho en una historia que terminó mal, eso no debe afectar nunca a la canción, porque La Música No Se Mancha.

Y por último: el título (perteneciente a la canción “El vertigo” de Patio Solar) merece todo el reconocimiento por ser la línea más amorosa de una canción pop chilena de los últimos años.

¡Escucha este #soundtrackamoroso aquí!

No Hay Más Artículos