Escrito por lac

En tan poco tiempo me nublas. Eres una tormenta en mi cabeza y hay un botecito maltratado que no puede navegar ahí, o eso cree.

Te conocí en Instagram, no sé cómo, no sé cuándo. En un principio me limitaba a devolver los corazones rojos, pero luego llamaste mi atención como nadie lo hizo en dos años. Porque la pasé mal, no me abrí a una nueva oportunidad, me sentía desechable, inútil, por lo que volver a confiar se me hizo difícil.

Tengo mente solo para mi hija, es mi cable a tierra, no importa la situación ella está para mí, siempre con una sonrisa, siempre. No puedo evitar derramar alguna lágrima mientras escribo esto, porque te extraño, no puedo leer mis libros sin que venga un recuerdo de ti y de lo que hemos pasado juntos en este tiempito.

Recuerdo la primera vez que te vi, después de molestarte tanto para verte, porque a pesar de todo yo fui quien te buscó, estaba muy nervioso e intentaba disimular, me llevaste a pasear en una ciudad que a mi parecer no tenía nada de bonita, pero a tu lado todo me pareció muy bella. La noche cayó y no dejaba de temblar porque desde un principio sabía que me gustabas un montón y no lo quería admitir. Tampoco quería admitir que se me acababa el día, que tenía que volver a mi ciudad, tenía que volver a estudiar y tenía mucho miedo en ese instante porque no sabía cómo ibas a reaccionar si te besaba en ese momento.

Recuerdo que te di un beso muy rápido, poco calculado, fugaz y torpe. Nos miramos a los ojos y me respondiste con otro beso. Eso fue suficiente para mí, me sentí muy feliz y seguro de todo lo que quería, de lo que quería contigo. Y así han pasado los días, con mi kokoro feliz a no dar más, compartiendo mi tiempo entre mi bebé, tú y los estudios, sin importarme la distancia porque es el menor de los problemas.

Probablemente leas esto, probablemente no, aun así ¡gracias! Devolviste los colores a mi vida, esa sonrisa cálida cada vez que veo a tus ojitos, por abrazarme y tomar mi mano, sé cuál es el camino que quiero recorrer a tu lado, gracias.

No Hay Más Artículos