Comenzó a nublarse y bajar las temperaturas. Llegó otoño y, con esto, todas mis ganas de regalonear y ver películas mientras escucho cómo llueve. El frío me pone rara: más tierna, más cariñosa, menos pesá, más ni ahí.

Escrito por La Flaca / Ilustración por Paula Sosa Holt

La semana ha sido caótica, puede que porque algunas cosas no salieran del todo como esperaba, pero está bien, porque a pesar de algunos desaires, de algunas malas caras y mensajes mala onda, la semana también tuvo un poco de eso que trae el frío, de abrazos fuertes, de sushi y series de Netflix.

Siempre he sido el tipo de persona que nunca está sola, siempre tengo un “algo” con un “alguien”, constantemente pendiente de qué es lo que viene para el futuro sin esperar que me sorprenda, o dejándome demasiado sorprender. Nunca había estado tan sola –amorosamente hablando- como hace un tiempo, cuando me decepcioné, cuando dije “basta”, cuando decidí ponerme primero, como siempre debió ser.

Aprendí en una semana a quererme más de lo que me he querido en todos mis años de vida, aprendí a quererme porque aprendí a decirles que no a las personas que me hacen daño, aprendí a construir murallas y a dejar solo a las personas valiosas dentro, aprendí a amar lo que hago, a amar mis proyectos, mis ilusiones y mis sueños, más de lo que pude haber amado a alguien.

tumblr_o4ef7xi9oB1ut1kpfo1_1280

Creo que el amor propio es lo más lindo que podemos descubrir, y no me malinterpreten, amar a alguien es maravilloso y amarlo con el corazón lo es más aún, pero darte cuenta de lo grande que puedes llegar a ser es como que te amen con el corazón diez veces, o más.

Aprendí que amarte a ti mismo trae grandes ventajas de manera automática. Cuando dejas ir algo a lo que amas pero que te hace daño por hacerte un bien a ti, estás alentando a todas esas buenas energías a enviarte algo mejor, algo más lindo, algo más intenso, algo diferente, ese algo que necesitabas. Y así fue.

No voy a hablar de lo rico de encontrar a un alguien con quien compartir unas chelitas, no voy a hablar de lo bacán que es que te abracen cuando hace frío, ni de que siento mariposas porque no las siento, porque los regalos de la vida son de a poco, porque de los errores se aprende y porque aunque no quiera hablar de un “alguien”, hoy si quiero dormirme pensando en que las cosas van bien, y que todo se pone bonito.

Antes de abrir el corazón para una nueva persona hay que dejarse amar, hay que regalonearse, quererse, comprenderse. Darse un tiempo uno mismo para entender incluso nuestros propios errores, nuestras trancas, nuestras salidas extrañas. Porque una vez que uno se acepta, así con errores y todo, va a aparecer un “alguien”, capaz de hacerte sentir bien incluso por esas cosas que hace poco no soportabas de ti mismo.

No voy a hablar de lo lindo del karma porque es muy pronto, porque no voy a adelantar las cosas, porque tampoco sé si tengo ganas de adelantarlas. No voy a hablar de cómo es que aunque hace una semana estaba llenándome de rencor, hoy puedo estar tan tranquila y contenta. No voy a hablar de que los días grises siempre se acaban, porque todos sabemos que es así, que después de la tormenta sale el sol, que después de las lágrimas los ojos se ponen más bonitos, que después del desamor viene una nueva oportunidad para quererte y para que te quieran.

Que te quieran, que te quieras, que el amor entre otra vez y salga por los poros, en todos los niveles. Porque el amor es lindo, porque no hay que culpar a un sentimiento por el daño que nos hacen, porque no hay que tener miedo de empezar otra vez, porque el amor es lindo, porque el amor es lo más lindo.

tumblr_o4rrmpN9sO1v7nesho1_400 (1)

No Hay Más Artículos