Escrito por Anónima

Desde que te fuiste no me lavo los dientes en la noche. Me despierto lo más tarde posible para que el día se me haga más corto. Trato de no mirar el calendario, pensando en que el tiempo así va a pasar más rápido.

Desde que te fuiste, estoy todo el día en el celular mirando cosas estúpidas: farándula extranjera, videos de perritos, cuentas de instagram de gente que parece ser insoportablemente feliz. Los ojos me arden. Dejo el celular de lado para cerrarlos y descansar la vista. Una y otra vez. Lo vuelvo a tomar. Y siento que los ojos me van a explotar. Que los voy a cerrar y en vez de oscuridad me voy a encontrar con una luz blanca, resplandeciente, eterna.

Pero todo da lo mismo: el incandescente ardor de los ojos, el aliento putrefacto, las horas interminables de sueño que me dejan borracha. Lo único importante es que sé que vas a volver.

**Termino de escribir esto y un mensaje tuyo aparece en mi pantalla**

No Hay Más Artículos