Escrito por Huasa Morena

Yo superando al ex decidí bajar Tinder, despues de miles de lunas desechando humanos que por fotos parecían cualquier cosa menos humanos. Me salió el individuo que apodo matador. Matador está entrando a los treinta y yo en mis tiernos e inocentes veintes. Matador like, yo like, MATCH automático.

Hablamos, luego pasó lo clásico, números, facebooks y charlas. Hasta fotos casuales del perro y los sillones. Tres días de intenso hablamiento (homenaje a alexis), contexto 14 FEBRERO, ambos sin amor. Yo en carrete, él en lugar cercano bebiendo. Se la juega y va a verme en un instante muy rápido, gracias tecnología y GPS.

Matador llega, siempre ignore sus faltas de ortografia porque eran propias del joteo de un treinton. LLEGA, en el matador supremo, un AUTO último modelo NEGRO muy fancy, parecido al que chocó rey Arturo (que en paz descanse ese Ferrari). Toda la parafernalia de la transformacion frente a mí, anonadada y risueña. Matador se baja, me subo como buena huasa confiada, y todo super bien, de las mejores casi citas de mi ultimo tiempo.

Como buen matador no me volvió a hablar, un besito pa mi matador, lamento mucho no ser tu Gianella Marengo, tu Vale Roth ni tu Claudia Schmidt. Oie, aún espero q me hablí csm.

Atentamente, la huasa que no parece modelo.

No Hay Más Artículos