Escrito por Pía Vargas
Esta lista surgió a fines del 2015 y reúne las canciones con las que me las sufrí todas cuando alguien que yo amaba se enojó conmigo. Sabiendo que no había mano de nada, o tal vez con una pequeñísima esperanza, me puse a juntar las que se me venían a la cabeza para mi ritual de escucharlas todas las noches con la luz apagada, llorar un poco y luego dormir.

El principio es visceral. Tiene esas canciones con las que me imaginaba tirándome al suelo pidiendo perdón (de ahí que la playlist se llame “Reconciliación Nacional”), admitiendo que enloquecí y pucha, pidiendo una nueva oportunidad. Ahí están Katy Perry diciendo “debí decirte lo que significabas para mí” o Ryan Adams cantando “I Wish you would” (original de Taylor Swift), donde viene esa frase que me mata: “quisiera que lo sepas, nunca te olvidaré mientras viva”. Y mejor no hablemos de Bruno Mars y “When I was your man”. Durante varias semanas, esta lista solo tuvo esos tres primeros temas, hasta que el paso del tiempo y ver las cosas con más calma hicieron llegar canciones que analizan todo lo que fue y para mí expresan el anhelo de hacer las cosas bien. En un momento de este breve soundtrack, el foco no es que él escuche lo que tengo que decir, sino en que decidí decirlo y sacarme la espinita. Creo que por eso puse “Piedad” del maestro Jorge González, “Alambre de Púas” de Los Días Contados (esta última justamente habla de la necesidad de poner la historia sobre la mesa) o “Clean” en versión Adams.
Al final, terminé haciendo las paces conmigo misma, con las rabias que pasé, los celos, lo que dije sin pensar. Siempre le di cara a mis sentimientos. Y sé que eso está bien.

No Hay Más Artículos