Escrito por Anónima / Créditos por imagen

La verdad no sé si es precisamente una historia de amor. Para mí sí lo fue, para él dudo que lo sea. Yo pertenecía a un grupo de baile, donde conocí a un tipo que también entró al grupo. Desde el momento en que lo vi bailar, sentí una atracción tremenda por él. En ese entonces, él tenía 19 y yo 15. Encontre su Facebook gracias a una amiga que subió una foto con él. Lo agregué y, a los meses después, comenzamos hablar. En ese entonces, yo pololeaba con otro chico, por lo que ya no lo tomaba mucho en cuenta ya que cuando estoy en una relación soy muy fiel.

En fin, terminé con el chico que en ese entonces era mi pololo y empecé a tomar en cuenta al tipo que conocí en el grupo de baile. Un día miércoles por la tarde llegando del colegio me hizo una invitación al cine, invitación a la cual dije que sí. Me puse bonita, me arregle y llegué, lo vi y mil mariposas volaban dentro de mí. Recuerdo que hace poco habían estrenado Transformers 4, así que vimos esa. Nos besamos en el cine y ni vimos la pelicula.

Pasó el tiempo y nuestra relación no tenía nombre. Eramos como amigos con beneficio pero solo amigos nada más, lo cual a mi no me agradaba pero acepté seguir. Eso tuvo sus consecuencias, me enamore de él, de su forma de ser, de su forma de hablar, de la forma en la que me miraba, me enamore y fue lo peor que pude haber hecho. Le comenté lo que estaba sucediendo y decidió dejar todo en buena onda y se alejó. Se alejó tanto que logro que lo extrañara demasiado.

Al tiempo volví a buscarlo para saber de él, cómo estaba y si aún seguía pensando de la misma manera de no tener nada serio. Para mi mala suerte, aún no cambiaba de parecer y seguía buscando lo mismo a lo cual volví a aceptar. Pasó bastante tiempo y si mal no lo recuerdo esto fue en abril o mayo del 2015 que un día de la nada estábamos acostados hablando de la vida cuando de su boca sale para mi sorpresa una pregunta:

–¿Ana quieres pololear conmigo?

Y la respuesta de mi parte automáticamente fue NO. ¿Por qué? Porque nunca me proyecté con él de esa manera. Ya tenía totalmente asumido que nuestra “relación” nunca iba a ser algo más que solo amigos. Él no se lo tomó de la mejor manera. Tiempo después me pateó, diciéndome que él ahora buscaba algo serio y que conmigo no lo podía tener. Yo acepté con el corazón roto por lo tonta que fui en aceptar la primera vez tener ese tipo de relación.

Ahora hablamos. Le hablo muy en buena onda pero él aún pide que nos veamos a lo cual he dicho que no aunque insista, por que ya saben la carne es débil. Él a veces me hace mucha falta, pero para no caer de nuevo en lo mismo prefiero desistir.

[mr_rating_form]

No Hay Más Artículos